Tienes problemas en los pies?

PARA CADA PROBLEMA, UNA SOLUCIÓN

Señala la zona en la que tienes las molestias y te ofreceremos los productos que mejor se ajusten a tu problema.

La importancia de unos pies sanos

La zona de nuestros pies es una de las más importantes en nuestro cuerpo, por lo que merecen mucho cuidado y dedicación.

El 25% de los 212 huesos del cuerpo están en los pies. Si alguno de estos huesos (o los ligamentos, músculos y tendones que rodean a los huesos) pierden la alineación o reciben mucho estrés, los efectos pueden sentirse en cualquier parte del cuerpo.

Es necesario que adoptemos métodos sencillos y prácticos que le den una nueva perspectiva a nuestra vida.

Es importante que recordemos que no solo largas jornadas de trabajo afectan a nuestros pies, también el rozamiento provocado por los zapatos, la humedad ocasionada al tener el pie cubierto y la falta de transpiración correcta de la piel y las uñas.

Estas situaciones podrían causar ligeras lesiones, hongos o trastornos, tendinitis, juanetes, artritis y pueden ir limitando la movilidad de forma creciente.

Un gran número de personas se ven afectadas por juanetes, callos o durezas. Si bien no es un problema grave en principio sí es molesto y puede derivar en otros problemas más serios. Con el paso de los años se puede sufrir un desgaste de la almohadilla plantar, se sufre dolor en el antepié y aparecen duricias. Estas anomalías de los pies son muy dolorosas y pueden llegar a provocar caídas; las personas diabéticas pueden sufrir úlceras debido a un mal cuidado del pie.

¿Qué podemos hacer?

EVALÚA TUS PIES:

Antes que nada, debes hacerte una evaluación del pie con un podólogo.

La medicina es cada vez más proactiva, por lo que puede ser capaz de evitar problemas mayores mediante el uso de aparatos ortopédicos, soportes para el arco o incluso otro tipo de calcetines.

Hay dos problemas que se dan en los pies a cualquier edad: la artritis y la diabetes. La artritis puede provocar juanetes y rigidez.

Del mismo modo que nos ocupamos de otras partes de nuestro cuerpo, como es el cabello y el rostro, los pies deben ser examinados y cuidados a diario. Así, se examinarán los pies teniendo en cuenta:

  • Si existe un cambio de color en las uñas o de grosor, si ello ocurre puede indicar que se tienen hongos.
  • Es importante el color del pie, su temperatura y comprobar que no está hinchado ni con durezas. En la planta del pie pueden haber zonas con inflamación o que duelen cuando se tocan. Esto puede ser debido a la existencia de callos, papilomas o fascitis plantar.
  • Entre los dedos pueden haber grietas o cortes, ello es un síntoma de la existencia de hongos.
  • Es necesario hidratar la piel de los pies habitualmente. Un suave masaje al hacerlo por las noches activará la circulación de la sangre y producirá un agradable efecto de relajación.
  • El tipo de calzado es muy importante en cada ocasión. Para hacer ejercicio se debe utilizar el calzado recomendado para cada deporte; en el trabajo, independientemente de si se trabaja de pie o sentados, también es necesario un tipo de calzado específico. Así, todas las personas que trabajan deberían consultar con el podólogo cual es el tipo de calzado más adecuado. Por lo general se recomienda que el calzado respete el ancho del pie, que sea flexible, su suela acolchada y que el tacón no mida más de tres centímetros.

Quienes ejercen labores pesadas deben utilizar un calzado con puntera reforzada de acero, que sea impermeable y sus suelas han de ser antideslizantes.

EVITA EL OLOR DE PIES:

Los pies sudorosos pueden llegar a ser algo más que simple molestia.

Si sientes que sudan demasiado, es probable que tengas hiperhidrosis (las glándulas sudoríparas del pie están hiperactivas).

Puedes evitarlo usando antitranspirantes y una forma correcta de vestir tus pies. Existen nuevas modas que son perjudiciales para la salud de los pies, como la de llevar zapatos cerrados sin calcetines. La función de los calcetines es evitar rozaduras y absorber el sudor, si no contamos con ellos se ha de tener en cuenta que los pies pueden desprender unos 28 cl de sudor, el equivalente a verter casi una lata de refresco dentro de nuestros zapatos. De ese modo, es muy fácil imaginar el efecto que el sudor y el calor provocan en nuestros pies, no solo el olor, también las infecciones. No es recomendable en absoluto estar varias horas sin calcetines con un calzado cerrado.

Antes de calzar un zapato cerrado, ya sea sin calcetines o con ellos, pero con un pie que transpira demasiado, se debe utilizar un producto que sea antitranspirante para la planta de los pies. También se pueden utilizar plantillas extraíbles, mejor con efecto desodorante, de ese modo se pueden sacar del calzado y secarlas con mayor rapidez. En cualquier caso, si el calzado está mojado, ya sea por el sudor o por otras causas, no se debe utilizar durante un día o dos, siendo necesario dejar que se seque por completo.

Es importante tener presente que una sudoración excesiva o una exposición a la humedad puede provocar hongos y que estos pueden derivar en enfermedades más complicadas como son:

  • Celulitis infecciosa. Se trata de una infección bacteriana en las capas más profundas de la piel. Puede llegar a convertirse en una infección mortal ya que las bacterias atacan al tejido de la piel descomponiéndolo, de ese modo se puede llegar a sufrir septicemia o infecciones en los huesos.
  • Los síntomas de la celulitis infecciosa son: dolores, fiebre, escalofríos, hinchazón de los ganglios linfáticos y la piel, líneas rojas en la zona afectada y fatiga.
  • Alergia. Algunas personas pueden sufrir alergias a algunas proteínas que producen los dermatofitos y que pasan a la sangre provocando ampollas en los dedos de las manos y pies, también en algunos casos en brazos y pecho.
  • Infección bacteriana. Las grietas de la piel permiten la entrada de bacterias a los tejidos blandos produciendo infecciones más graves.
  • Infección fúngica ungueal. Cuando la infección por hongos llega a las uñas de los pies estas cambian su color y se vuelven gruesas y escamosas. Si ello ocurre puede provocar mucho dolor.