Callosidades

Rate this post

Callos en los Pies

Los callos en los pies no son más que un aviso de un exceso de presión en nuestro pie. Ese endurecimiento de la piel demuestra que hay una agresión en la zona, ya que esa es la forma en que nuestro cuerpo se defiende. A veces llegan a doler tan sólo con rozarlas, por lo que hay que eliminarlas y averiguar cuál es su causa.

Este aumento de grosor de la piel es muy común en el pie y suele producirse en la zona de la planta del pie, encima de los dedos, en la zona posterior de los talones y entre dos o más dedos, que comúnmente se conoce como “ojo de gallo”. Los callos suelen aparecer en la cara o parte superior de los dedos de los pies, mientras que las callosidades aparecen normalmente en las plantas de los pies o en las manos.

Causas de los callos y callosidades

Callos en los pies

Los callos, conocidos formalmente como helomas, son áreas de piel engrosadas que tu cuerpo crea para evitar mayores daños a los tejidos subyacentes, según HealthCommunities.com.

Suelen tener forma circular y disponen de un centro transparente o ceroso. La mayoría de las personas tienen callos en los pies endurecidos, que se desarrollan como resultado de usar zapatos que se adaptan incorrectamente o como resultado de deformidades en las estructuras de los dedos del pie.

Algunas personas también tienen callos blandos, que suelen ser consecuencia de malformaciones óseas en los dedos afectados. Si expones el callo a la fricción constante, puede llegar a ser doloroso o convertirse en una forma de úlcera.

callos en los pies

Callosidades

Las callosidades, conocidas formalmente como queratomas o tilomas, también son resultado de los intentos del cuerpo para evitar daños en los tejidos subyacentes, informa HealthCommunities.com. Cuando se forman en los pies, donde más suelen aparecer es en la base de los dedos del pie o los talones.

Se pueden desarrollar callos si habitualmente se anda descalzo. Con el uso de zapatos se pueden desarrollar anomalías estructurales en los dedos del pie que alteran la forma de caminar especialmente en zapatos de tacón alto o punta estrecha.

¿Cómo quitar los callos de los pies?

El tratamiento consiste en evitar presión sobre la callosidad y se realiza por medio de dispositivos de silicona, parches, tubos de gel, apósitos de hidrogel, separadores de dedos… dependiendo de la zona donde se produzca, y sin olvidarnos de prevenir con protectores.

También se pueden paliar por medio de diversos tipos de almohadillas, plantillas de gel, protectores de gel de juanetes, miniplantillas o bandas elásticas de apoyo.

Todos estos remedios se suelen acompañar quitando los callos de forma periódica por el podólogo, o mediante cremas queratolíticas. Además, también recomendamos combatirlos en casa con nuestras limas y raspadores, ¡mantén tus callos a raya!

¿Qué pasos debemos seguir para eliminarlos?

Consulta a tu podólogo para que examine tus callos

Un podólogo puede ayudarte a determinar la causa del callo para que puedas tratar el problema directamente. Es probable que decida extraerte el callo, pero te advertirá que volverá a aparecer si no resuelves el problema que lo causó.

Sigue sus recomendaciones para el tratamiento de los callos. Estas podrían incluir un cambio de calzado, el uso de almohadillas para proteger la zona de fricción o presión, aparatos ortopédicos para cambiar la distribución de la presión de tus pies, o una corrección quirúrgica de los problemas del pie o de los dedos.

Todos estos remedios se suelen acompañar quitando los callos de forma periódica por el podólogo, o mediante cremas queratolíticas. Además, también recomendamos combatirlos en casa con nuestras limas y raspadores, ¡mantén tus callos a raya!

Usa almohadillas o apósitos para aliviar el dolor de los callos

Sigue cuidadosamente las instrucciones del envase. En Herbifeet disponemos de diferentes modelos y tamaños. Elige el que mejor se adapte a la necesidad.

como quitar los callos de los pies

Usa zapatos cómodos

Que se ajusten bien a tus pies y que tengan espacio para los dedos. También cerciórate de que los calcetines no tengan costuras que rocen tus callos o lugares donde puedan desarrollarse.

Ten en cuenta que hay otras cosas que puedes hacer para ayudar a prevenir la aparición de los callos.

Estas incluyen:

  1. Lávate los pies todos los días con jabón, agua y un cepillo.
  2. Utiliza una piedra pómez con regularidad.
  3. Cuando tus pies estén secos, aplica una crema para los pies para rehidratarlos.
    Cambia tus calcetines a diario.
  4. Muchas personas cometen el grave error de intentar arrancar o cortar los callos para reducir esa fea apariencia de piel reseca y gruesa. Sin embargo, esto puede ser muy doloroso y puede dar lugar a infecciones que pueden hacer el problema más grave. Es por esta razón que debemos buscar otras alternativas para acabar con los callos y ser muy pacientes en el proceso de eliminación.
  5. Aunque hay varios remedios caseros que ayudan a eliminar los callos naturalmente, en el caso de las personas diabéticas u otras condiciones que inhiban la circulación de la sangre, recomendamos acudir a un podólogo, tus pies te lo agradecerán.

Como siempre, desde Herbi Feet recomendamos que ante cualquier duda acudir a su médico o podólogo.

Productos que te pueden ayudar