Ampollas, Parches y Apósitos

¿Hay zapatos que no te pones por miedo a las rozaduras? ¿Las molestias de tus pies no te dejan hacer vida normal?

Los roces en los pies no entienden de edades, todos sufrimos esta dolencia, produciendo muchas veces molestos callos o durezas. Desgraciadamente, estos problemas nos impiden realizar nuestra actividad diaria en óptimas condiciones.

Si nuestra piel se expone a fricciones y presiones constantes, muchas veces causadas por un calzado mal ajustado, se acaba formando una capa externa, llegando a aparecer núcleos duros muy dolorosos y molestos.

Contra todos estos problemas, nuestras ampollas, parches y apósitos tienen múltiples beneficios: ejercen una acción amortiguadora frente a golpes y roces, ofrecen protección, descanso y confort, evitan la formación de callos y alivian el dolor y la presión.

Por otro lado, disponemos de hidrocoloides, unos apósitos para la cura húmeda de heridas compuestos de partículas que se hinchan y se convierten en un gel que absorbe y retiene las bacterias y toxinas.

Estos apósitos tan demandados favorecen la regeneración celular y aceleran el proceso de cicatrización, además, alivian el dolor.

Ampollas, Parches y Apósitos

En definitiva, son la solución perfecta para los roces en los pies, ya que crean una barrera que nos protege en las zonas más sensibles o de mayor rozadura con el calzado.

Descubre las soluciones de apósitos SKINGEL que te ofrecemos: impermeables, transpirables e hipoalergénicos. Combate las ampollas, verrugas, roces, callos, durezas, ampollas y cortes gracias a este tratamiento húmedo de heridas.

Además, ofrecemos también otras soluciones, como protectores para el talón o para el pezón, un remedio más que eficaz para este problema que puede llegar a ser una verdadera tortura.

Así que no lo dudes, tenlos siempre a mano porque pueden sacarte de muchos apuros.