Talones Agrietados

Talones Agrietados
5 (100%) 1 vote

Talones Agrietados

Los talones agrietados son un problema habitual que padece gran parte de la población.

Esto se debe, en primer lugar, a una falta de elasticidad de la piel de la zona afectada por una menor cantidad de agua en nuestro cuerpo, ya sea por la edad (a medida que nos hacemos mayores, el contenido en agua de nuestro cuerpo disminuye), por factores externos (excesivo calor y pobre hidratación) o una falta de sudoración propia de nuestros pies que puede estar motivada por múltiples causas (enfermedades como la diabetes).

 

Esta situación da lugar a que en determinadas condiciones llegue a romperse el tejido de nuestra piel produciendo estas grietas que pueden ocasionar desde un complejo estético hasta un importante problema para nuestra salud y bienestar.

Causas de los Talones Agrietados

El principal síntoma de los talones agrietados es que la piel de esta zona del pie se encuentra muy seca y dura. Debido a ello, aparecen grietas perpendiculares, que pueden llegar incluso a sangrar en los casos más extremos.

Los pies secos son bastante molestos y afectan tanto a hombres como a mujeres, llegando a agrietar la piel. Esta excesiva sequedad en los pies puede aparecer durante todo el año, lo que puede provocar incluso formar Grietas en Talones.

Si este problema llega a la situación extrema de causar dolor o sangrado, es recomendable visitar a un podólogo, que marcará los pasos a seguir para que la piel del talón recupere su elasticidad e hidratación.

Las causas por las que aparecen los talones agrietados pueden ser muy variadas:

1. Falta de hidratación

En ocasiones nos olvidamos de cuidar la piel de nuestros pies de la misma forma que lo hacemos con la del resto del cuerpo.

2. Algunas enfermedades o tratamientos

La diabetes, la diálisis, la quimioterapia o la radioterapia pueden hacer que la piel se deshidrate con más facilidad y sobre todo en zonas sensibles a ello como los talones.

3. Utilizar un tipo de calzado incorrecto

Es recomendable usar calzado amplio, con buena amortiguación y que no tenga mucho tacón, para evitar que la zona sufra presiones y se reseque en exceso.

4. No llevar una dieta equilibrada

Para tener una piel hidratada y elástica es necesario llevar una dieta equilibrada y rica en todo tipo de nutrientes. El sobrepeso también puede hacer que la zona de los talones sufra más presión y se reseque con más facilidad.

5. Andar descalzo

Andar descalzo hace que la zona del talón tenga mucho más roce con la superficie de apoyo, causando sequedad.

grietas en los pies6. El agua muy caliente y los baños largos

El agua muy caliente y los baños que exceden los 15 minutos pueden hacer que la piel pierda su hidratación natural, causando sequedad.

7. El cloro y el salitre

En verano los baños en la playa o en la piscina pueden causar sequedad, por ello, es recomendable darnos una ducha siempre después, para eliminar el cloro y el salitre.

8. El tabaco

Fumar reseca la piel; ya que la que la nicotina reduce el flujo sanguíneo y provoca una falta de nutrientes y oxígeno en el torrente sanguíneo.

9. Beber poca agua

La principal forma que tenemos para hidratarnos es beber agua, por ello es muy importante consumir entre 1,5 y 2 litros diarios. Si no lo hacemos es más fácil que la piel esté deshidratada y reseca.

Diagnóstico para los Talones Agrietados

La causa más habitual, como hemos comentado, es la falta de hidratación, ya sea porque las condiciones ambientales, como la exposición a temperaturas extremadamente bajas o altas junto con un calzado inapropiado, favorezcan esta sequedad, o porque tengamos esta tendencia de forma natural y pueda verse agravada en estas condiciones.talones agrietados

No obstante, existen muchos otros factores que favorecen su aparición, desde problemas en nuestra pisada que generan más callo y propician la formación de las grietas, la alimentación, un bajo consumo de ácidos grasos omega3 y zinc, estar muchas horas de pie, o por efectos de algunos medicamentos (diuréticos).

Estas grietas suelen tardar varios días o semanas en desarrollarse, podemos observar que a nuestros pies les empiezan a ocurrir algunos cambios como los siguientes:

 

  • Parches rojos: No se les suele hacer mucho caso y es cuando empieza a empeorar el problema, pues la piel escamada y seca se vuelve más vulnerable a infecciones.

 

  • Piel agrietada, sequedad y descamación: Es el siguiente paso y deberemos empezar a tomar medidas para revertir esta situación. No debes quitar la piel muerta, pues puede dañar la nueva que está debajo, será tu podólog@ quien te ayudará a eliminar lo que crea conveniente para realizar un tratamiento más efectivo.

 

  • Picor: Se debe a una disminución de las capas más superficiales de la piel que provoca el estiramiento de las que se encuentran debajo.

 

  • Sangrado o secreción: Esto se puede dar en los casos más graves si no ha sido tratado de la forma adecuada. Nos estará indicando que las grietas están afectando a las capas más profundas de la piel.

 

  • Lesiones en forma de surcos alrededor del talón, dolor y sensibilidad y endurecimiento. Observado, además, un cambio de coloración hacia amarillo o marrón en la piel de la zona afectada.

Es importante que sepamos que pueden existir varias complicaciones si no ponemos remedio a tiempo; si se afectan niveles más profundos del pie, llegando a la dermis, suelen generar un dolor importante, incluso llegando a sangrar debido a la presión que soporta al andar. Si además, no cuidamos esa herida, podría llegar a infectarse pudiendo incapacitarnos para actividades de nuestra vida diaria que requieran, simplemente, estar de pie o caminar.

Tratamiento para los Talones Agrietados

Además de ser antiestéticos, los talones agrietados pueden causar otros problemas más importantes como dolor, sangrado o infecciones. Por ello, a continuación, te proponemos algunos tratamientos para solucionar este problema:

1. Visitar a un podólogo

Si la sequedad en los talones llega a causar molestias o sangrado, es muy importante acudir a un especialista. Las grietas profundas en los talones pueden ser una puerta de entrada para microrganismos y llegar a causar infecciones. El podólogo propondrá el tratamiento más adecuado en los casos más graves.

2. Realizar una cura de hidratación

Si no has usado crema hidratante durante mucho tiempo y el problema es muy evidente, una cura de hidratación puede ser la solución perfecta para ti. Aplica una crema específica en la zona, como la crema para talones agrietados Derma Feet, y cubre la zona con un film de plástico durante toda la noche para que actúe.

talones agrietados
3. Bebe agua y lleva una dieta equilibrada

Como hemos dicho antes, llevar una dieta equilibrada rica en todo tipo de nutrientes y beber unos 2 litros de agua al día es fundamental para tener una piel hidratada y elástica.

4. Hidrata tus pies a diario

Al igual que cuidamos la piel de nuestro cuerpo es necesario cuidar la piel de nuestros pies. Es importante usar una crema específica para los pies, que cuente con urea como su componente principal; ya que este ingrediente ayuda a impedir la pérdida de agua. La crema podológica Urea 20% Derma Feet será tu gran aliada para mantener la hidratación de tus pies. Es recomendable realizar la hidratación por la noche.

crema para talones agrietados
El tratamiento ideal es comenzar con la crema Dermafeet para talones agrietados, que contiene un 20% de Urea + Ácido salicílico y después continuar con un tratamiento conservador con la crema Dermafeet 20%.

Productos que te pueden ayudar

Información redactada por Herbifeet y el podólogo: Daniel Torres Montalvo