Descanso, Deporte y Rehabilitación

Prevención de lesiones deportivas

Hacer deporte es una actividad muy saludable que no solo nos mantiene en buena forma física sino también en estupendo estado de salud. No obstante, debemos tener en cuenta ciertos consejos o prácticas para la prevención de lesiones deportivas. A veces podemos a llegar a sufrir una lesión que nos puede apartar completamente del mundo del deporte, es por ello que hay que aprender a prevenirlas.

Una lesión deportiva hace referencia al daño que se produce en los tejidos en consecuencia de una práctica o mala práctica deportiva. Las lesiones aparecen cuando nuestros tendones, articulaciones, huesos y músculos soportan una excesiva presión. A continuación puedes encontrar una lista con diferentes técnicas que nos van a ayudar en la prevención de lesiones deportivas:

  • Pasar una revisión médica antes de comenzar a entrenar.
  • Partir del nivel adecuado conforme a tu condición física y experiencia en el deporte concreto que quieres o estás practicando.
  • Buscar al menos un día libre a la semana para descansar.
  • Utiliza el equipo correcto: espinilleras, protectores acolchados para cuello y rodillas, cascos… todo esto va a depender del deporte que practiques, pero procura que sea un equipo de calidad.
  • Realiza ejercicios de calentamiento antes de empezar la práctica deportiva.
  • No olvides estirar antes y después de cada sesión: debemos preparar especialmente aquellos músculos en los que hayamos tenido una lesión o aquellos que más van a sufrir durante el deporte en cuestión.
  • Haz pausas, especialmente si empiezas a sentir dolor. En este último caso, debes parar inmediatamente para evitar una lesión mayor.
  • Hidrátate con frecuencia.

Lesiones deportivas más frecuente

Poniendo en práctica los consejos anteriores estaremos protegidos frente a posibles lesiones. No obstante, es normal que podamos descuidarnos o que, por alguna otra razón, acabemos sufriendo una lesión practicando deporte. Vamos a hablar ahora de las lesiones deportivas más frecuentes a las que nos podemos enfrentar:

  • Esguinces: las lesiones deportivas más frecuentes, se dan en casi un 50% de los casos. Esta lesión ocurre cuando un ligamento se desgarra, debido a una mala práctica deportiva. Los más frecuentes se dan en tobillo, muñeca y rodilla.
  • Lesiones de rodilla: este tipo de lesiones afecta sobre todo a aquellos que practican esquí y running o jogging. Los tipos más comunes son el síndrome de la banda iliotibial y la tendinitis. Existen otras lesiones más graves como los ligamentos cruzados o aquellas que afectan al cartílago.
  • Calambres en la pierna: se suelen dar en la parte inferior de la pierna, pero también en pie y tobillo. Son comunes en corredores, especialmente en aquellos no utilizan el calzado adecuado, que corren en superficies duras o que sufren de pies planos.
  • Lesiones en los isquiosurales: comunes sobre todo en aquellos que practican deportes de carreras. Es importante hacer ejercicios para fortalecer los isquiosurales ya que este tipo de lesiones tienden a incidir.
  • Lesiones de cuádriceps: lesiones muy dolorosas y con un alto grado de gravedad. Estas lesiones se dan cuando el músculo se desgarra internamente, lo que se conoce como un desgarro intramuscular. Estos desgarros afectan tanto al músculo como al revestimiento del mismo.
  • Lesiones de codo: la lesión conocida como “codo de tenista” puede afectar, como su propio nombre indica, a todos aquellos que practican tenis u otro deporte de raqueta como el pádel. Esta lesión se da por una sobrecarga en los músculos y los tendones de la parte externa del codo debido a un sobreesfuerzo de la articulación del codo.

Tratamiento y rehabilitación de lesiones deportivas

El tratamiento de las lesiones deportivas depende en gran medida del tipo de tejido afectado y del tiempo transcurrido desde que nos lesionamos. Las lesiones menos graves pueden resolverse mediante reposo, tratamiento antiinflamatorio y fisioterapia. Por otro lado, las más graves pueden llegar a requerir incluso de cirugía.

En un primer momento se recomienda proteger la lesión, esto es, evitar que el sangrado interno que puede producir un hematoma se descontrole. Para ello haremos uso de vendajes que faciliten la compresión de la lesión. También es recomendable aplicar mucho hielo, ya que el frío es un estupendo tratamiento para las lesiones deportivas. Mantendremos lo más elevada posible la parte del cuerpo afectada y haremos reposo.

Algunas de las técnicas usadas en la rehabilitación de lesiones deportivas incluyen:

  • Fisioterapia: tanto en la prevención de lesiones como en el tratamiento de las mismas.
  • Crioterapia: masajes con hielo, baños de inmersión, aplicaciones con chorros fríos…
  • Vendaje funcional: para mantener la zona afectada en un estado de relajación a través de limitar el movimiento.
  • Electroterapia: es una forma de restaurar los tejidos y sus funciones de forma más rápida y efectiva.

Productos recomendados

En HerbiFeet ponemos a tu disposición una gran variedad de productos para prevenir y tratar las lesiones deportivas. Hazte con una faja sacrolumbar para ayudar a la inmovilización de esta zona del cuerpo.

Date un masaje articular haciendo uso de una buena crema deportiva, la cual podrás usar antes y después del entrenamiento. Así mismo, nuestro bálsamo con aceites esenciales proporciona alivio inmediato tanto en articulaciones como en músculos.

Por otro lado, tienes a tu alcance una serie de órtesis que te ayudarán a inmovilizar, sostener o corregir parcialmente el movimiento de una articulación. Disponemos de una codera corta para tratar el codo de tenista, todo tipo de muñequeras que te ayudarán a inmovilizar la zona, rodilleras perfectas para la rehabilitación, así como tobilleras reforzadas. De esta manera conseguiremos poner en reposo nuestras articulaciones, ayudando así a mejorarnos de una lesión deportiva.

Recuerda consultar con tu médico especialista, y con tu podólogo en el caso de lesiones en los pies, para obtener el tratamiento recomendado en tu caso particular.